Desde un cobertizo compacto y portátil en las afueras de esta ciudad fronteriza, Jonathan Hoyt tiene un amplio campo de visión. Su computadora está enlazada a cámaras y equipos de vigilancia que le permiten ver balsas de plástico en el costado mexicano del río Bravo a casi 3,8 kilómetros de distancia, y lo hace solo moviendo una pequeña palanca de mando.

Hoyt, un agente de la Patrulla Fronteriza, está usando equipo que el Departamento de Defensa llevó desde Afganistán, donde fue utilizado para rastrear a los talibanes. Es parte de un potente arsenal que también incluye torres, drones y aerostatos: dirigibles gigantes unidos al suelo que pueden elevarse hasta a 1500 metros. Helicópteros con poderosos sensores infrarrojos y cámaras de video también patrullan las alturas.

Los agentes de fuerzas de seguridad dicen que desplegar este tipo de tecnología ha dado como resultado una decena de miles de arrestos en una frontera que sigue siendo una vía primaria para transportar droga y migrantes que cruzan a Estados Unidos de manera ilegal.

A pesar del llamado del presidente Trump para construir un muro enorme con el fin de asegurar la frontera —algo de lo que el representante Henry Cuellar, un demócrata de Texas, se burló por ser una “solución del siglo XIV para un problema del siglo XXI”— la lucha contra la inmigración ilegal y el tráfico de drogas en la frontera entre México y Estados Unidos se ha convertido cada vez más en un asunto de alta tecnología.

Trump ha propuesto un aumento de 2,9 mil millones de dólares para la seguridad fronteriza, pero casi el 60 por ciento de ese incremento se destinaría al muro fronterizo.

“Drones Predator, aerostatos y torres llenan los espacios que se encuentran a lo largo de la frontera, donde la Patrulla Fronteriza no tiene personal”, dijo David Aguilar, un excomisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, quien ahora es director de Global Security and Innovative Strategies, una firma de consultoría en Washington. “Les da una vista de lo que está sucediendo en la frontera”, dijo Aguilar, y “también les permite desplegar recursos y responder a las personas que cruzan la frontera o trafican drogas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here