El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió hoy de que puede haber un “gran terremoto” en EE.UU. por el uso de las técnicas de fracturación hidráulica (fracking, por su sigla en inglés) para extraer petróleo, método que, aseguró, “destroza” la corteza terrestre.

“Explotan la corteza terrestre y en los EE.UU. ojalá que no, que dios proteja al pueblo de los EE.UU., en cualquier momento puede haber un gran terremoto porque están destrozando abajo la corteza terrestre”, afirmó Maduro en un acto de Gobierno en el oriental estado de Barinas, trasmitido por la televisión estatal VTV.

El “fracking” permite acceder a reservas de hidrocarburos situadas en rocas mediante la inyección a presión de líquidos en el terreno con el propósito de aumentar las fracturas del sustrato rocoso donde se encuentran los yacimientos, método que ha levantado quejas entre grupos ambientalistas.

Según estas organizaciones la técnica, que permite acceder a cantidades de petróleo previamente inaccesibles, puede, por ejemplo, generar contaminación en los acuíferos de los que se abastece la población.

“Va a llegar un momento en el que sumen las distintas fallas geológicas y puede ocurrir un desastre nacional producto de la ambición de los vampiros de las trasnacionales estadounidenses”, advirtió el jefe del Ejecutivo venezolano.

Estados Unidos es uno de los países que más utiliza este método, que ha propiciado que su producción petrolera se haya duplicado en seis años para alcanzar los 8,5 millones de barriles diarios de la actualidad.

Este incremento de la producción estadounidense junto con la incertidumbre sobre la salida de la crisis que afecta a países avanzados de Europa o la ralentización del crecimiento de China, destino del 30 por ciento de la producción mundial, ha afectado a la baja al precio del crudo en los últimos meses y a las cuentas de los países exportadores como Venezuela.

“Miren por dónde va el petróleo, ayer 58 y algo (dólares por barril) (…) y ahí está oscilando. Estamos haciendo todo para que el petróleo rebote al precio que tiene que estar”, afirmó Maduro quien defiende que el precio del barril debe de rondar los 100 dólares.

“El petróleo que están sacando de allí y el gas, inundaron el mercado internacional para golpear la economía rusa (…) a Irán y para golpearnos a nosotros, Venezuela”, manifestó.

Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, exporta 2,5 millones de barriles diarios de los alrededor de 3 millones que produce, lo que le proporciona más del 90 por ciento de las divisas que recibe, ingresos necesarios para cubrir las importaciones de productos que necesita.

Sin embargo, Maduro aseguró que Venezuela “tiene una ventaja” ya que, aseguró, el barril de petróleo venezolano “en promedio nos cuesta 12 dólares el barril, quizá un poco menos” en comparación con los, dijo, “60 dólares” que cuesta uno producto de la fracturación hidráulica.

La caída continuada del precio de su crudo ha generado la reducción de al menos el 35 por ciento de los ingresos en divisas en Venezuela, cuyo presupuesto para el próximo año se ha calculado con un barril de petróleo a 60 dólares por barril.

El petróleo venezolano promedió un precio de venta de 98,08 dólares por barril durante 2013 frente a los 91,17 en los que cerró el promedio en lo que va de 2014, según cifras oficiales suministrados por el Ministerio de Petróleo y Minería el pasado viernes.

Además, informó que el precio semanal cerró en 61,92 dólares el barril.
Un precio más bajo que el actual no se había registrado desde el 5 de junio de 2009, cuando cerró a 61,30 dólares.