Mientras una joven madre agonizaba, su último acto fue salvar a su bebé, al meterla a la taza del baño y protegerla con su cuerpo contra las balas.

Jessica Arrendale, de 33 años, es considerada una heroína por sus seres queridos al pensar en todo momento en la seguridad de su niña de seis meses, inclusive después de haber recibido un disparo en la cabeza, según publica el sitio web excelsior.com.mx.

La joven mamá residente de Smyrna, Georgia, fue atacada por su pareja, el padre de la niña, quien estaba alcoholizado, según Teresa Ionniello, la madre de Jessica, reportó el NY Daily News.

La pelea ocurrió el pasado sábado por la noche cuando los dos regresaron de una cena y Antonie Davis, de 30 años, se puso agresivo.

Sosteniendo a su bebé, Jessica intentó defenderse con un bat de béisbol, pero Antonie se lo quitó.

El hombre golpeó a su mujer en varias ocasiones con el bat, tras lo cual Jessica corrió a esconderse en un baño.

Antonie, un exintegrante de la Marina, tumbó la puerta del baño con el bat de beisbol, sacó un rifle de asalto y le disparó a Jessica en la cabeza.

“Le disparó y la policía no sabe cómo pero ella volteó su cuerpo y cayó al revés”, dijo Teresa a una estación de radio local.

En vez de caer en el piso, Jessica lanzó a su bebé a la taza del baño y la cubrió con su cuerpo. Luego el hombre se suicidó.

La bebé fue encontrada 13 horas después cuando la policía irrumpió en la casa.

La niña tenía una herida en la cabeza, que las autoridades creen que fue causada por el bat de béisbol.

Teresa afirma que su hija se comportó como una heroína, al dedicar hasta su último suspiro en salvar a su niña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here