Mientras el consumo de drogas ‘tradicionales’ como la heroína o la cocaína parece estable o en descenso en la mayoría de países del mundo, el informe anual de la ONU sobre consumo de drogas advierte del consumo creciente de sustancias psicoactivas y de diseño.

La oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen (UNODC, según sus siglas en inglés) advierte en su último informe del empuje creciente de esas drogas de diseño, que suponen un verdadero reto desde el punto de vista de salud pública.

El documento advierte de un incremento nada menos que del 50% en la aparición de nuevas sustancias psicoactivas, que han pasado de 166 a finales de 2009 a 251 a mediados de 2012. Este ritmo creciente de creación de nuevas sustancias ilegales de laboratorio “supone un reto para los sistemas de control actuales”, reconoce el análisis.

De hecho, Yury Fedotov, director ejecutivo de la UNODC admite en una nota de prensa que estos compuestos (que se pueden adquirir a través de internet con la apariencia de legalidad) pueden llegar a ser más peligrosos para la salud que las drogas ‘tradicionales’. Mediante nombres con gancho como miau-miau o sales de baño, inducen a pensar a los jóvenes que se trata de una diversión de bajo riesgo, cuando la realidad es que se desconocen sus verdaderos efectos adictivos y para la salud.

En el terreno de las drogas ‘tradicionales’ (entre las que el cannabis sigue siendo la más consumida), los expertos observan un cierto descenso en el consumo de heroína en Europa (que atribuyen al envejecimiento de la población y al empuje de nuevas sustancias), una droga que consumen 16 millones de personas en todo el mundo (el 0,4% de la población entre 15 y 64 años). En el caso de la cocaína, en cambio, este mercado parece estar extendiéndose por América Latina y otros países asiáticos emergentes.

África emerge en este informe 2013 como un nuevo objetivo para el tráfico y producción de sustancias ilícitas, aunque la ONU reconoce la escasez de datos fiables.

Afganistán se mantiene como el principal productor de opio del mundo (de allí proceden el 75% de los opioides que se consumen); e incluso se calcula que ha aumentado un 14% la superficie destinada a estos cultivos. También México ha aumentado un 181% la superficie dedicada a estos cultivos ilegales, advierte la ONU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here