Setenta y cinco personas han perdido la vida a consecuencias de las fuertes lluvias registradas en la zona norte y costera de Perú. El fenómeno climatológico de El Niño Costero ha dejado 130 mil viviendas afectadas, cien mil damnificados y más de 630 mil afectados por desbordamientos de ríos y deslizamiento de cerros.

La mitad de Perú está en estado de emergencia pues se pronostican más lluvias. Para los peruanos es una situación difícil pues hay zonas incomunicadas pues 33 carreteras están severamente dañadas y un puente derrumbado por las fuertes corrientes de agua que lo presionaron.

Ante el clima de inseguridad, aumentaron los precios de los alimentos y productos de emergencia, ante lo que el gobierno ha insistido que el abastecimiento de alimentos está garantizado.

Las lluvias volverán a presentarse durante la semana y se planea que cesen hasta el próximo 25 de marzo. La forma para que todos puedan apoyar a los damnificados es contactar a las embajadas y consulados de Perú de acuerdo al comunicado de la Cancillería.