El primer ministro de Japón ordenó este jueves a su gobierno que encuentre “múltiples, rápidas y seguras” formas de detener las fugas de agua radioactiva de la planta nuclear de Daiichi en Fukushima, algo que podría incluir congelar el suelo alrededor del sitio.

La orden del primer ministro, Shinzo Abe, se conoció dos semanas después de que la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (TEPCO, por sus siglas en inglés), la operadora de la planta, admitió que agua contaminada está llegando al Océano Pacífico.

“Este no es un problema que debamos de dejar a TEPCO bajo su completa responsabilidad”, dijo Abe durante una reunión en la sede del centro de respuesta al desastre nuclear del gobierno. “Debemos de lidiar con esto a un nivel nacional”, indicó.

Abe dijo haber pedido al ministerio de Comercio e Industria que “ofrezca soluciones múltiples, rápidas y seguras a este asunto”.

TEPCO propuso construir una barrera subterránea alrededor de la planta congelando el suelo, lo que prevendría que el agua con partículas radioactivas llegara al mar.

“El público tiene una fuerte preocupación sobre el problema del agua contaminada y este es un asunto urgente que debe ser resuelto”, dijo Abe.

Eso significará que el gobierno ayudará con una cantidad aún no determinada de recursos, debido a que una obra de este tipo no tiene precedentes, según Yoshihide Suga, secretario de Gabinete de Japón.

“Para construir ese tipo de muro, el gobierno debe de tomar la iniciativa para promover este tipo de proyecto”, dijo Suga. “Debemos de dar apoyo para hacerlo”, apuntó.

El plan de congelar el suelo presenta importantes retos técnicos. Involucra enterrar miles de tubos con un poderoso líquido congelante alrededor de las instalaciones.

Dicha tecnología ha sido utilizada antes en la construcción de túneles, pero nunca a una escala masiva, tal como se requeriría en la planta de Fukushima.

TEPCO ha enfrentado problemas de las filtraciones de agua desde el terremoto y el tsunami de marzo de 2011. Aunque los científicos han detectado altos niveles de radiación en el mar, no fue sino hasta julio pasado que la compañía admitió el problema.

Para enfriar los reactores, la compañía instaló tanques de agua que se recicla día a día, y construyó una barrera en un intento por prevenir que el agua contaminada alcance el mar, algo que no se ha conseguido totalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here