“Muy a menudo los periodistas famosos influyentes se venden o se alquilan, no son verdaderamente independientes y tienen que subordinarse a la agenda que les dicta el poder”, señaló en entrevista con Efe.

En su última novela —a la que califica como “una revancha”—, Bayly relata cuando en 2001 reveló que el ex presidente y entonces candidato presidencial Alejandro Toledo tenía una hija no reconocida.

“El poder es una gran fiesta, a los periodistas y escritores no nos toca estar en la fiesta ni acomodarnos dócilmente a los intereses de quien pone la música”, señaló Bayly, quien además de su rol en la televisión ha estado tentado a postular a la presidencia del país.

“Al final de cuentas mis adversarios me regalaron esta novela, me ayudaron a escribirla. Eso es algo que agradecer”, afirmó con ironía el escritor de 49 años, autor de otros títulos como No se lo digas a nadie y De repente un ángel.

“Cuando uno se mete en la lucha por el poder se embarra bastante; es un fango, es un pantano y te enlodas aunque no lo quieras”, remarcó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here