El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) atentó dos veces en Bagdad en plena celebración del ramadán, dejando un balance de al menos 31 muertos y un centenar de heridos.

En el primer ataque, un coche bomba conducido por un suicida estalló en el barrio de Al Karrada, en el centro de la capital iraquí, causando al menos 17 muertos y 75 heridos, entre ellos niños. Además, otro suicida explotó una carga de explosivos contribuyendo a la masacre.

La explosión también causó daños materiales en varios coches y edificios cercanos al lugar del ataque, que ha sido acordonado por las fuerzas de seguridad, que impiden el paso en la zona por si hubiera más atentados. El objetivo era una famosa heladería en Bagdad muy frecuentada durante las noches de ramadán.

En el segundo ataque fallecieron al menos 14 personas y otras 36 sufrieron heridas al estallar un coche bomba que estaba aparcado frente al Departamento de Pensiones Públicas, cerca del puente de Al Shohadaa, en la céntrica zona de Al Karaj.

ISIS reivindicó la autoría de los dos atentados, que fueron cometidos por suicidas en un laspo de diez horas y, en ambos casos, tenían por objetivo a la comunidad chií, que ISIS considera herejes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here