El gobernador de California, Jerry Brown, ha declarado estado de emergencia en partes del norte de California, a lo largo de la costa del Pacífico, después que la región fuera estremecida por el más fuerte terremoto en 25 años.

El sismo de magnitud 6 ocurrió en la madrugada del domingo, estremeció a la gente mientras dormía y tiró mercaderías de los estantes en los comercios.

Las autoridades coordinan extensos esfuerzos para limpiar los escombros, ya que el movimiento hizo caer ladrillos, paredes, aplastó autos, y dejó sin electricidad, agua, rompió tuberías de gas.

Mary Briggs una turista de Florida dijo que el sismo “solo duró unos 20 segundos, pero fue muy, muy aterrador”.

El terremoto tuvo su epicentro a unos 50 kilómetros al norte de San Francisco. La mayor parte de los daños ocurrieron en la ciudad de Napa y sus alrededores, en la pintoresca región de los viñedos de California. Más de 100 personas resultaron heridas.

Expertos han advertido que se pueden esperar hasta 70 movimientos secundarios durante la semana.

El terremoto del domingo fue el más grande en afectar el área de la Bahía de San Francisco desde el sismo de magnitud 6,9 que estremeció la ciudad en octubre de 1989 matando a 62 personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here