Arizona, estado que adoptó una de las leyes más anti-inmigrantes en la historia reciente de Estados Unidos, se esta convirtiendo ahora en la “cuna” del nuevo movimiento “santuario”, que va sumando apoyo de iglesias y congregaciones en ciudades de California, Colorado, Nueva York, Illinois, Ohio, Pensilvania, Massachusetts, Maine, y Wisconsin.

Cansados de la inacción del Congreso y de la Administración Obama, líderes religiosos de todo EEUU piden apoyo a este movimiento para proteger de las deportaciones a inmigrantes, como la mexicana Rosa Robles Loreto, quien se ha refugiado en una iglesia en Arizona.

Desde hace 49 días Robles vive encerrada en un pequeño cuarto en una iglesia presbiteriana en Tucson, separada de su esposo y dos hijos, y a la espera de que se suspenda su orden de deportación.

Robles, que lleva 15 años en Tucson, dijo que tomar santuario en la iglesia “no fue fácil pero necesaria” y que lo único que quiere es regresar al lado de su familia.

“Esta lucha no es solo mía… es también la de otras miles de personas que afrontan el peligro de ser separadas” de sus familias, señaló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here