BUENOS AIRES, ARGENTINA- Emilio Muñoz, de 44 años, perdió un brazo a causa de la mordedura de su perro rottweiler, que ya había matado a dos personas (una en 2011 y otra en 2012) en su casa de la zona de Neuquén. Ambas habían ingresado a robar, dijo el hombre, al diario argentino Clarín.

Muñoz contó que, como es su costumbre, salió una noche a guardar el auto y los perros corrieron a saludarlo. Sin embargo, ese día, Otto, el rottweiler le mordió el muslo. Él le ordenó que lo soltara, el perro lo hizo, pero le tomó el antebrazo y luego el brazo y no lo soltó por al menos 10 o 12 minutos.

“No me había mordido nunca. Lo tenía desde cachorro. La verdad que no entiendo por qué mi rottweiler me arrancó un brazo”, dijo el hombre desde su habitación en un hospital, donde se recupera de las heridas.

Al ver el ataque del perro, la novia de Muñoz corrió a pedir ayuda de los vecinos. Un hombre llegó con un collar de ahorque, con el que mató al animal, a pedido de su dueño.

Consultado sobre por qué tenía el rottweiler, dijo que era por seguridad y porque los ve “fuertes y seguros”.

“No se qué voy a hacer de ahora en más”, dijo el hombre, que todavía no tiene claro cómo hará para seguir trabajando en el estudio contable en el que es empleado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here