La temporada de huracanes del Atlántico se ha desarrollado en forma tranquila hasta el momento, mientras que la del Pacífico ha sido muy activa y por encima de lo normal, señalaron científicos estadounidenses.

“Hemos visto menos de la actividad normal en el Atlántico, mientras que en el Pacífico oriental se ha observado una y media vez más actividad de lo normal”, afirmó el climatólogo de la Universidad Estatal de Colorado, Phil Klotzbach.

Para Klotzbach, las condiciones de cizalladura del viento (diferencia en la velocidad del viento o su dirección entre dos puntos en la atmósfera) y de convergencia desfavorables en la cuenca del Atlántico son el resultado de temperaturas más calientes de lo normal en la superficie del mar en el Pacífico oriental, frente a Perú.

Los sistemas tropicales se alimentan de aguas cálidas y aunque la condición meteorológica cíclica del fenómeno El Niño aún no ha sido declarada en el Pacífico oriental, “hay una gran cantidad de similitudes de lo que se ve en un año de El Niño”, dijo Klotzbach.

Según el experto, la gran actividad en el Pacífico es en parte el resultado del aumento de las condiciones del aire causadas por la divergencia (nubes), lo contrario de las condiciones de convergencia en el Atlántico (sol).

El 10 de septiembre es la fecha pico de la temporada de huracanes del Atlántico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here