Fiscal revela que el piloto Andreas Lubitz sí tenía problemas mentales

0
1

Una historia médica consumada de depresiones y tendencia al suicidio marcó, por espacio de siete años, la vida de Andreas Lubitz, copiloto de 27 años de la aerolínea Germanwings, filial de Lufthansa quien, exactamente hace una semana, habría producido voluntariamente el trágico accidente del vuelo 9525 de esa compañía que volaba la ruta entre Barcelona y la ciudad alemana de Düsseldorf.

El siniestro cobró la vida de los 150 ocupantes, la mayoría procedentes de Alemania y España. También de dos colombianos, junto a mexicanos, australianos, ingleses e iraníes.

El historial de tratamientos psicológicos, neurológicos y psiquiátricos del paciente Andreas Lubitz comenzó cuando este apenas ajustaba los 19 años de edad y era alumno de la Escuela de Aviación de Lufthansa en la ciudad de Bremen.

La Fiscalía de Düsseldorf, ciudad que adelanta la investigación en Alemania sobre la tragedia aeronáutica en los Alpes franceses, entregó a la prensa en la tarde de ayer un nuevo parte judicial en el que se oficializa al copiloto como un paciente en tratamiento pisquiátrico, no solamente al momento de efectuar el vuelo siniestrado, sino por varios intervalos de tiempo.

Los mismos transcurrieron paralelamente al desarrollo de su carrera como piloto de Germanwing, empresa que lo vinculó como tal en 2013, luego de ocuparlo como auxiliar de vuelo por varios meses en el 2012.

En su intervención ante la prensa, la fiscalía precisó que primero y “antes de su graduación como piloto, a Lubizt se le diagnósticaron tendencias suicidas”, por lo que habría interrumpido su formación profesional para someterse a tratamiento médico.

En su biografía, ese tratamiento concuerda con el periodo comprendido entre finales de 2008 y el segundo semestre de 2009 cuando interrumpió su formación. En septiembre de ese año se vinculó nuevamente a la escuela de la que egresó, graduado, en el 2011.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here