Cada vez son más las víctimas de una red de estafadores en Estados Unidos que se ha dedicado a llamar a familiares de niños migrantes centroamericanos que cruzan solos para extorsionarlos y exigirles dinero a cambio del envío de sus menores, confirmó este martes el FBI, Buró Federal de Investigaciones.

“La cantidad sigue creciendo”, dijo Michelle Lee, agente especial y portavoz del FBI.

Dichas llamadas ocurrían cuando estos jóvenes o menores de edad aún se encontraban bajo custodia del gobierno federal y en los refugios del Departamento de Salud y Servicios Sociales, en particular los refugios de emergencia ubicados en bases militares.

Estos refugios son administrados bajo contrato por compañías privadas, y según fuentes no oficiales, pero cercanas a los mismos, el FBI estaría investigando a los trabajadores (case managers) y personal de salud de dichos refugios, los únicos que tendrían a su disposición los archivos con toda la información de los menores y sabían cuándo estarían siendo enviados a sus padres o familiares.

Una de estas fuentes indicó a La Opinión que los empleados de BCFS, la empresa que administra los refugios temporales en Oklahoma y Texas (Fort Sills y Lackland) fueron informados durante una reunión en su oficina, hace algunos días, que el FBI los estaba investigando y que si alguien sabía algo “lo dijera a las autoridades”.

Por su parte BCFS indicó, por medio de un comunicado, que “contrario a las acusaciones de ex empleados o empleados anónimos de nuestra agencia de contratación de personal, ninguno de nuestros profesionales en Lackland han sido arrestados o amenazados con arresto por actividades relacionadas a las operaciones del refugio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here