La región registrará un crecimiento en la producción de energía eléctrica del 550% y, por consecuencia, subirá el gasto de agua un 360% para el año 2050, de acuerdo a proyecciones del Consejo Mundial de Energía, o World Energy Council (WEC, en inglés).

Pero, no sólo ese factor será el responsable de la ampliación en la necesidad del liquido tan preciado por estos días (H2O). El enfriamiento de usinas termoeléctricas, nucleares, extracción y la refinación de combustibles, también impulsarán el consumo.

BC, SC, Brasil.- En las últimas horas, el Consejo Global de Energía (foro creado en 1920, con sede en Londres) destaca los enormes retos para el sistema de energía en América Latina y el Caribe. La región, es una de las que exhibirá mayor aumento en la producción de energía eléctrica. Según un documento de la organización, para 2050, el consumo será de un 550% y, por consiguiente, el usos de agua un 360%.

Cabe señalar que el área latinoamericana se ubica en segundo lugar, después de África, cuya producción de electricidad subirá 700%, en la mitad del siglo, empujando el usos de agua al 500%.

Las alzas no solamente serán impulsadas por las hidroeléctricas, que usan la fuerza de los ríos para la generación de energía. El enfriamiento de termoeléctricas y usinas nucleares, como también la extracción y el refinación de combustibles, por ejemplo, también ayudarán en el crecimiento del volumen de preciado líquido (H2O).

Primera protagonista

Números recientes de la Agencia Internacional de Energía (IEA), prueban que esa dependencia durará al menos hasta el año 2035, el consumo mundial de energía se ampliará un 35% y que el consumo de agua, por el sector subirá 85%, dice una nota de distribuida en la semana pasada por la ONU. “Está claro que, cuando falta energía, la producción, el tratamiento, transporte y consumo final de agua fallan”.

“Además de eso, tanto la energía como el agua se usan en la producción agrícola, inclusive en la producción de caña de azúcar, destinada a generar energía por medio del biocombustible”, dice Naciones Unidas.

Puntos fundamentales

En los próximos años, el crecimiento de la población, también, pondrá en riego a los ciclos de obtención de agua, producción de energía y a la agricultura. Los cambios climáticos, serán otro aspecto amenazante que elevará la temperatura planetaria, el nivel de los océanos y provocará sequías intensas, que reducirá la disponibilidad de agua.

Perjuicios

La carencia de agua es un problema que afectó a grandes países, como Brasil, en 2012. El nivel de las represas, en el sudeste y centro oeste de ese país, llegó al 28% de su capacidad. Esto fue provocado por la peor seca en los últimos 50 años. El porcentaje es menor que el suficiente para garantizar el abastecimiento de energía eléctrica, aún hoy.

Una amplia zona de Brasil enfrentó ocho meses de racionamiento, originado por la sequía en el nordeste, con un perjuicio cercano a los 24 mil millones

de dólares estadounidenses para la industria e impactando en el crecimiento económico en 2001.

Es preciso recordar también que otro país altamente dependiente de las hidroeléctricas es Venezuela, que sufrió en 2010 los mismos inconvenientes, con interrupción de fluido eléctrico.

Cada vez menos recursos naturales

Pero, no solamente las usinas hidroeléctricas están subordinadas a la abastecimiento de agua, las generadoras de otro tipo de energía también están sufriendo con la carencia de recursos naturales. En 2007, en Australia, que en ese entonces atravesaba por peor seca en mil años, tres plantas de generación de electricidad, impulsadas a carbón se vieron con la obligación de reducir la producción para proteger los embalses de agua municipales.

Un informe divulgado en 2013 por CDP (consultora de medioambiente) indicó que, 59% de las empresas de energía y 67% de las concesionarias productoras de electricidad sufrieron algún tipo de perjudico, relacionado a los recursos hídricos, en los últimos cinco años.

Álgido

Hoy, al menos 2,800 millones de personas, dentro de la población mundial, viven en zonas en que la oferta de agua es reducida, según el Programa Mundial de Evaluación de Recursos Hídricos (WWAP). Para completar, de cuerdo con la IEA, 2.500 millones tienen poco o ningún acceso a la electricidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here