Aproximadamente 40 inmigrantes centroamericanos que estuvieron detenidos brevemente en Nuevo México fueron deportados el lunes, confirmaron funcionarios.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) informó que los inmigrantes fueron colocados en un avión en Roswell y enviados a Honduras, pero no dijo cuándo llegaron a territorio estadounidense. Los adultos y sus hijos fueron albergados previamente en un centro de detención temporal en Artesia, señaló la dependencia gubernamental, de acuerdo con The Associated Press.

Más inmigrantes detenidos en Artesia serán enviados pronto de regreso a Honduras, Guatemala y El Salvador, en un esfuerzo por deportar rápidamente a inmigrantes que fueron parte de un aumento reciente de ingresos ilegales a través de la frontera entre Estados Unidos y México, dijeron las autoridades.

“Como han dicho el presidente Obama, el vicepresidente y el secretario (de Seguridad Nacional) (Jeh) Johnson, nuestra frontera no está abierta a la inmigración ilegal y devolveremos a los recientes inmigrantes ilegales”, señaló Gillian Christensen, vocera del ICE.

Los inmigrantes deportados son parte de casi 82,000 inmigrantes de Centroamérica devueltos a sus países este año fiscal, agregó.

El mes pasado, el gobierno de Obama anunció planes de convertir la instalación en Artesia en uno de varios albergues temporales para manejar el flujo de mujeres y niños que huyen de la violencia de pandillas y la pobreza en Centroamérica. Las tres barracas en la instalación de Artesia pueden albergar casi 700 personas mientras esperan la deportación o solicitan asilo.

Actualmente, alrededor de 400 personas están detenidas en el lugar, señalaron funcionarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here