El Gobierno de EEUU apunta directamente al Ejército Popular de China como el responsable de ‘ciberataques’ contra sistemas informáticos propios y de contratistas de Defensa. Se trata de la primera vez que Washington acusa abiertamente a Pekín de estar detrás de ataques informáticos.

Según el último informe anual del Pentágono sobre las capacidades militares chinas (PDF), que recoge el diario The New York Times, estas acusaciones son abiertas y muy directas. Para el Departamento de defensa estadounidense, China ha pasado a la primera fila en cuanto a tecnología ‘ciberofensiva’.

Este diario recuerda que hasta la fecha la Administración Obama ha sido muy cauto a la hora de señalar al gobierno chino como el responsable del uso de ‘ciberataques’ contra intereses y compañías estadounidenses, sobre todo en casos de robo de propiedad intelectual.

De hecho, el informe sostiene que si bien la primera motivación para estos ‘ciberataques’ chinos es el espionaje industrial, en el informe se recuerdan los ataques contra el propio Departamento de Defensa -entre otros organismos- en 2012 y se destaca que hay indicios de ataques encaminados a obtener claves sobre las decisiones políticas estadounidenses.

Es más, en dicho informe se alerta de que esa recopilación de información podría ser utilizada fácilmente para “la construcción de una imagen de las redes de defensa estadounidenses, de elementos de logística y de capacidades militares relacionadas, que podrían ser explotados durante una crisis”.

En el documento se puede leer que “China utiliza una red grande y organizada de enmpresas, fábricas de defensa, instituciones de investigación filiales y operaciones en redes informáticas para facilitar la recolección de información sensible y exportar tecnología, así como investigación y ciencia básica que sostiene la modernización del sistema de defensa estadounidense”.

Poco a poco, la realidad de la ‘ciberguerra’ y la dimensión de los ‘ciberataques’ van cobrando una importancia creciente, que ya pocos ocultan. EEUU cada vez da más importancia a la ‘ciberdefensa’, con la creación en 2009 de un programa completo de contraespionaje cibernético encabezado por el general Keith Alexander.

Los ataques procedentes de China se han vuelto en los últimos tiempos una seria amenaza para el Gobierno de EEUU y otros países occidentales. No obstante, hasta el momento sólo algunas compañías de seguridad se habían atrevido a acusar directamente al Gobierno de Pekín de estar detrás de una “amplia campaña de espionaje cibernético a largo plazo”, tal y como aseguraba en febrero la empresa de seguridad Mandiant.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here