Un vocero del Pentágono informó que aviones militares estadounidenses atacaron a unidades de artillería de las fuerzas del Estado Islámico, en el norte de Irak.

Dos aviones de guerra de Estados Unidos dispararon bombas guiadas por láser contra piezas de artillería de los yihadistas. Los aviones Hornet F/A 18 que habían despegado del portaaviones George H.W. Bush, a más de 1.000 kilómetros al sur, en el Golfo Pérsico, lanzaron las bombas de 230 kilos contra una pieza de artillería móvil cerca de Erbil.

El bombardeo tuvo lugar horas después del comienzo de una operación del Pentágono para auxiliar a decenas de miles de personas que han huido de los yihadistas hacia una montaña en el noroeste de Irak, que comenzó la pasada madrugada, hora local.

El Pentágono informó de que un avión Hércules C-17 y dos C-130 de carga, custodiados por dos aviones de combate, distribuyeron entre los desplazados agua, alimentos y otros suministros y abandonaron la zona sin incidentes.

Según informó el almirante John Kirby, la artillería de los militante islámicos había disparado contra las fuerzas kurdas que defienden Erbil “cerca de donde se encuentra personal estadounidense”.

Anoche, el presidente Barack Obama anunció que autorizó ataques a posiciones del yihadista Estado Islámico, además de una operación humanitaria para asistir a los desplazados en el norte de Irak.

“Haremos lo que sea necesario para proteger a nuestra gente. Apoyamos a nuestros aliados cuando están en peligro”, dijo el Presidente en una rueda de prensa en la Casa Blanca.
Las declaraciones del presidente se dieron luego de las ofrecidas por oficiales de Pentagono en horas de la tarde.

Ayer, Kirby rechazó mediante su cuenta de Twitter informes periodísticos que reportaban de los planes para reprimir el avance de militantes del grupo ISIS y proteger a personal estadounidense en la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here