Managua. La policía de Nicaragua desmintió este miércoles que hubiera dos muertos en las violentas protestas de campesinos contra la construcción de un millonario canal interoceánico, como habían informado opositores al proyecto, aunque confirmó 21 heridos y 33 detenidos.

Al menos 21 personas resultaron heridas y 33 detenidas durante un violento desalojo policial de los manifestantes que protestaban por las expropiaciones de tierra para la construcción del canal, dijo en rueda de prensa la directora de la policía, Aminta Granera.

Como resultado del operativo “tenemos 15 policías heridos y 6 civiles lesionados”, entre ellos el oficial Armado Gómez, quien se encuentra grave debido a una “perforación en el pecho derecho con arma de fuego”, afirmó Granera.

Un activista y un diputado opositor habían denunciado previamente la muerte de dos personas cuando la policía reprimió las protestas. Las muertes habrían ocurrido en la comunidad el Tule, en el departamento de Río San Juan, al suroeste de Managua.

El dirigente de las protestas en la zona, Danilo Lorío, dijo a Afp que vio los cuerpos de las víctimas tendidos sobre la carretera, aunque dijo que la policía les impidió acercarse a ellos.

Por su parte, el diputado Eduardo Montealegre, presidente del opositor Partido Liberal Independiente (derecha), aseguró que además de los dos muertos la represión dejó numerosos heridos.

La acción policial comenzó la noche del martes y se intensificó este miércoles en los departamentos de Rivas y Río San Juan en el Pacífico sur, y en el municipio de Nueva Guinea del Caribe sur, donde campesinos protestaban en varios tramos de carretera.

Los operativos se produjeron luego de que el lunes el dueño de la concesionaria china HKND, Wang Jing, inaugurara las obras del canal nicaragüense, en medio de protestas campesinas.

Wang obtuvo en 2013 los derechos exclusivos para construir y operar un canal en Nicaragua, cuyas obras están estimadas en 50 mil millones de dólares, por un plazo de hasta 100 años.

Las obras desplazarán a unos 30 mil campesinos que viven sobre la futura ruta canalera, a quienes Wang prometió el lunes pagar indemnizaciones justas.