Los milicianos kurdos que defienden Kobani del asalto yihadista recibieron este lunes por primera vez un ansiado cargamento de armas y municiones arrojado por aviones de Estados Unidos, que podría cambiar el equilibrio de fuerzas en la batalla por esta zona del norte de Siria, fronteriza con Turquía.

“Por supuesto que la situación va a cambiar ahora con estos refuerzos”, sentenció el viceministro de Asuntos Exteriores de la Administración Autónoma kurda de Kobani, Idris Nuaman, en declaraciones a Efe por teléfono.

Aviones C-130 de las Fuerzas Aéreas estadounidenses lanzaron la pasada madrugada los suministros, que también incluían ayuda médica, para el abastecimiento de las Unidades de Protección del Pueblo, la milicia kurda que resiste en Kobani el ataque del grupo radical Estado Islámico (EI).

Ese material ha sido facilitado por el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán de Irak.

Las autoridades de Kobani habían solicitado a la comunidad internacional que les mandara armas contra los carros de combate del EI y para detener el lanzamiento de proyectiles de mortero, explicó Nuaman.

El responsable político agregó que es posible que haya nuevos envíos de provisiones para las Unidades de Protección del Pueblo, aunque, matizó, falta concretarlo.

Desde el inicio de la ofensiva contra esta localidad el 16 de septiembre, el avance de los extremistas ha sido imparable, pese a los bombardeos de la coalición internacional, liderada por EU, aunque en los últimos días el aumento de los ataques aéreos ha frenado su progreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here