El Papa Francisco dijo hoy a los fieles: “Eres capaz de gritar cuando tu equipo hace un gol y no eres capaz de cantar las alabanzas al Señor, de salir un poco de tu contención para cantar esto? Alabar a Dios es totalmente gratuito! No pidamos, no agradezcamos: alabemos”.

Jorge Bergoglio se pronunció de este modo durante la homilía en la misa en la Casa de Santa Marta, de la cual la radio Vaticano difundió algunos fragmentos.

Partiendo de las lecturas del día, el Papa puso en evidencia cómo “David danzaba con todas las fuerzas frente al Señor”.

La oración de alabanzas de David, prosiguió, “lo llevó a salir de todo orden y a danzar frente al Señor con todas las fuerzas”. Esta, comentó, “era justamente la oración de alabanza”, y agregó que leyendo este fragmento pensó inmediatamente en Sara después de haber nacido Isaac: “El Señor me hizo bailar de
alegría”. Esta anciana, como el joven David, sostuvo el Pontífice, “bailó de alegría” frente al Señor.

“A nosotros -observó- nos es fácil comprender la oración para pedir una cosa al Señor, también para agradecer al Señor”. También comprender la “oración de adoración”, dijo, “no es tan difícil”. Pero la oración de alabanza “la dejamos de lado, no nos viene de modo espontáneo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here