En su segundo día de gira por Tierra Santa, el papa Francisco invitó este domingo al presidente de Israel, Shimon Peres, y al palestino, Mahmud Abás, a ir al Vaticano a hablar de paz y ambos aceptaron.

“Deseo invitar al presidente Abás y al presidente Peres para que juntos elevemos a Dios una oración intensa por la paz. Ofrezco mi casa, el Vaticano, para ese encuentro”, declaró el papa luego de una misa oficiada en la Plaza del Pesebre, en Belén.

El Santo Padre puso de relieve que “construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento”, y el portavoz del Vaticano confirmó que se trata de una invitación formal a ambos líderes políticos, después de que las negociaciones de paz palestino-israelíes quedaron nuevamente rotas el mes pasado.

Durante su visita a Belén, el papa modificó su itinerario y de manera imprevista descendió del papamóvil, y colocó su frente y oró cinco minutos sobre el muro que separa a Cisjordania de Israel.

Tras la misa, el Sumo Pontífice fue a rezar en privado a la gruta del pesebre del nacimiento del niño Jesús, para luego visitar el campo de refugiados palestinos Dheisheh.

“Sepan una cosa, que la violencia no se vence con la violencia—les dijo—. La violencia se vence con la paz. Con la paz, con el trabajo, con la dignidad de llevar la patria adelante”.

Después de su visita a Belén, el papa tiene previsto reunirse en Jerusalén con el Patriarca Ecuménico Ortodoxo, Bartolomé, un encuentro que el Vaticano considera crucial puesto que marca el 50 aniversario de la reconciliación de la Iglesia Católica romana y la oriental.

La víspera, en la primera etapa de su gira por Tierra Santa, en Jordania, donde fue recibido por el rey Abdalá II, el Sumo Pontífice hizo un urgente llamado a la paz en todo Oriente Medio, especialmente en Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here