El Papa denuncia la sed de poder del hombreAnte más de 200 mil fieles reunidos en la explanada de la Basílica de San Pedro, Francisco inició ayer la celebración de la Semana Santa con la primera misa de Domingo de Ramos de su papado en la que denunció las guerras, los conflictos económicos que se abaten sobre los más débiles, la sed de dinero y de poder que ambiciona el hombre, la corrupción, los crímenes contra la vida humana y contra la creación y aseguró que con Cristo se puede vencer el mal que hay en los hombres y el mundo.

El Obispo de Roma recordó la entrada de Jesús en Jerusalén y aseguró que no lo hizo para recibir los honores reservados a los reyes de la tierra sino para ser azotado, insultado y ultrajado.

PECADO. Francisco subrayó que Jesús tomó sobre sí el mal, la suciedad, el pecado del mundo, “también el nuestro, y lo lavó, lo lavó con su sangre, con la misericordia, con el amor de Dios”.

“Miremos a nuestro alrededor: ¡cuántas heridas inflige el mal a la Humanidad! Guerras, violencias, conflictos económicos que se abaten sobre los más débiles, la sed de dinero, de poder, la corrupción, las divisiones, los crímenes contra la vida humana y contra la creación”, denunció.

“Y nuestros pecados personales: las faltas de amor y de respeto a Dios, al prójimo ya toda la creación”, agregó.

AMOR. El Pontífice aseguró que Jesús en la cruz siente todo el peso del mal “y con la fuerza del amor de Dios lo vence, lo derrota en su resurrección, con Cristo todos podemos vencer el mal que hay en nosotros y en el mundo”.

El papa dijo también que un cristiano jamás puede ser una persona triste y les exhortó a no dejarse vencer por el desánimo “incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables”.

Posteriormente, a través de sus cuentas de Twitter en varios idiomas, Francisco invitó a los jóvenes a asistir a la Jornada Mundial de la juventud en julio, en Río de Janeiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here