El papa Francisco reforzó hoy la vigilancia de las operaciones financieras del Vaticano, y aprobó nuevas medidas para la prevención y lucha contra el lavado de dinero, financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, informó hoy la Santa Sede en un comunicado.

A través de un nuevo Motu Proprio (un documento papal), Jorge Bergoglio busca continuar con las medidas ya aprobadas en materia de prevención y lucha contra actividades ilegales en el terreno financiero y monetario por el anterior Papa, Benedicto XVI, el 30 de diciembre de 2010.

A través del decreto, el Papa aprueba la introducción de numerosas medidas y se establece que las leyes que se aplican al Estado Vaticano se extienden a sus ministerios, organismos e instituciones que dependen de la Santa Sede así como a organizaciones no lucrativas de la Iglesia, como por ejemplo Caritas.

Entre las iniciativas, se crea el Comité de Seguridad Financiera Vaticano con el fin de coordinar a las autoridades competentes de la Santa Sede y del Estado de la ciudad del Vaticano en la prevención y lucha contra el blanqueo de capitales, financiación del terrorismo y proliferación de armas de destrucción masiva.

Asimismo, se “refuerza” la función de vigilancia y regulación de la Autoridad de Información Financiera y se crea la función de “vigilancia prudencial” de los entes y organismos que desarrollan “profesionalmente una actividad de naturaleza financiera”, entre ellos el cuestionado Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Con esta última medida, el Vaticano responde a una recomendación hecha por la comisión Moneyval del Consejo de Europa, que reconoció ya que la Santa Sede ha recorrido un “largo camino en muy poco tiempo” en la lucha contra el blanqueo de capitales.

El Motu Proprio demuestra la voluntad del papa Francisco de limpiar las finanzas del Vaticano, cuyo banco ha estado involucrado por años en operaciones oscuras de blanqueo de dinero y corrupción.

“La promoción del desarrollo humano integral sobre el plano material y moral requiere de una profunda reflexión sobre la vocación de los sectores económicos y financieros y sobre su correspondencia como fin último de la realización del bien común”, afirma Bergoglio en el documento conocido hoy.

Agrega el papa que por este motivo el Vaticano “participa en los esfuerzos de la comunidad internacional destinados a la protección y la promoción de la integridad, estabilidad y transparencia de los sectores económicos y financieros y a la prevención y a la lucha contra las actividades delictivas”.

“Deseo renovar el compromiso de la Santa Sede en adoptar los principios y ejecutar los instrumentos jurídicos desarrollados por la comunidad internacional, adecuando aun más el orden institucional a fin de la prevención y la lucha contra el blanqueo, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva”, afirma Francisco en el texto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here