“Papá, vuelve a casa. Todavía te necesito”. Así comienza la dramática súplica en las redes sociales de una hija de Iriyanto, el piloto indonesio del avión de AirAsia desaparecido, mientras las autoridades aeronáuticas decían que creen que la aeronave está “en el fondo del mar”, después de que le perdieran el rastro al tiempo de despegar con 162 personas a bordo.

Según el sitio web de noticias Rappler, el mensaje fue escrito por Angela Ranastianis, una de las hijas de Iriyanto, el piloto que pidió cambiar el curso del vuelo QZ8501 -que iba de Surabaya a Singapur- por el mal tiempo

“Papá, vuelve a casa. Todavía te necesito. Devuélvanme a mi papá. Papá, ven a casa. Tienen que encontrar a papá. Papá debe volver”, escribió la joven de 22 años en la red social Path, junto a una foto de su padre.

Por su parte, el padre del piloto, Suwarto, dijo a la BBC: “Quiero que mi hijo vuelva sano y salvo. Pero si eso no está destinado a ocurrir, si Dios no quiere eso, está en manos del destino”.

Según sus familiares, Iriyanto es un piloto experimentado casado y padre de dos hijos.

El piloto tenía una experiencia de más de 20 mil horas de vuelo, 6 mil de ellas en aviones Airbus de AirAsia, mientras que el copiloto, el francés Remi Emmanual Plesel, había volado 2775 horas en aviones de esa empresa, según la compañía.

Doni, un sobrino del piloto, dijo a los medios que su tío es “una persona muy cariñosa”, que le prestaba “asistencia e incluso dinero” a cualquiera de su familia en casos de enfermedad.

Según algunas versiones, Iriyanto perdió a su hermano, que sufría de diabetes, recientemente.