Al menos 82 personas murieron y más de 700 resultaron heridas al derrumbarse esta mañana un edificio de ocho pisos donde operaban fábricas de confección a las afueras de la capital de Bangladesh, Dacca, confirmó un médico.

“El balance es de 82 muertos. Al menos 700 personas están siendo atendidas en el hospital”, declaró Hiralal Roy, un médico del servicio de urgencias del centro hospitalario Enam, próximo al lugar del accidente.

“El balance aumentará, cientos de heridos se encuentran en estado crítico”, declaró el médico. Todavía había gente atrapada entre los escombos.

El edificio Rana Plaza, que albergaba dos fábricas de confección, un mercado y un banco, se derrumbó como un castillo de naipes cerca de las 9 (hora local) en la localidad de Savar, cerca de Dacca. Dado que las fábricas de ropa del área comúnmente trabajan las 24 horas del día, parecía probable que los cuatro talleres en el edificio estuviesen operando en el momento del accidente.

“Hemos enviado a dos personas al interior del edificio y pudimos rescatar con vida a por lo menos 20 personas”, dijo Mohammad Humayun, supervisor de una de las fábricas de ropa.

“También nos dijeron que por lo menos entre 100 y 150 personas heridas y unas 50 muertas todavía están dentro”, agregó.

Miles de personas se congregaron en el lugar poco después del derrumbe, algunos de ellos llorando junto a los sobrevivientes y otros buscando a sus familiares o seres queridos, mientras los bomberos continuaban con las tareas de rescate, en medio de escenas dantescas.

“Parece como si se hubiera declarado un terremoto aquí”, dijo un residente mientras miraba la escena caótica de cemento destruido y ambulancias que se hacían paso a través de la multitud de trabajadores.

Equipos de bomberos y soldados utilizaban máquinas de perforación y grúas para trabajar juntos con voluntarios locales en la búsqueda de sobrevivientes. Parte del edificio se derrumbó sobre sí mismo y quedó de unos dos pisos de altura.

Mohammad Asaduzzaman, a cargo de la comisaría de policía de la zona, dijo que los propietarios de la fábrica parecían haber ignorado una advertencia para no permitir a sus trabajadores entrar en el edificio después de que ayer se detectara una grieta en el bloque.

Según el ministerio del Interior, el edificio se construyó sin respetar la legislación en vigor.

La floreciente industria de la indumentaria en Bangladesh se ha visto plagada de incendios y otros accidentes durante años, a pesar del reclamo para que se mejoren las condiciones de seguridad. En noviembre del año pasado, 112 trabajadores murieron en un incendio en una fábrica de un barrio industrial de Dacca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here