Yojar Tsarnáyev, acusado del atentado en Boston de la semana pasada ha dicho a los investigadores que él y su hermano, Tamerlan, no tenían contactos con grupos terroristas y que actuaron por motivos religiosos, según los medios estadounidenses.

Ayer, lunes, una magistrado federal concurrió al hospital donde Tsarnáyev, de 19 años de edad, recibe atención por las heridas que sufrió en sus enfrentamientos con la policía, le leyó sus derechos y le acusó de “uso de arma de destrucción masiva” contra personas y propiedades.

Tamerlan, de 26 años de edad, murió en la noche del miércoles al jueves pasados durante un tiroteo con la policía dos días después de que dos bombas, detonadas al finalizar la maratón de Boston, mataron a tres personas e hirieron a más de 180 personas.

Un funcionario del gobierno dijo a la prensa que Tsarnáyev -en declaraciones escritas o con gestos de la cabeza, ha expresado a los investigadores que él y su hermano no estaban en contacto con grupos terroristas. Tsarnáyev, quien sufrió heridas en la boca que le impiden hablar, también indicó que él y su hermano planificaron los ataques por cuenta propia y motivados por el fervor religioso.

Desde la semana pasada, personas que conocían a los hermanos Tsarnáyev han dicho a la prensa que Tamerlan había adoptado hace unos cinco años una posición islámica extremista. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ha informado de que los dos sospechosos, que detonaron en las calles de Boston dos bombas confeccionadas con ollas de presión, tenían armas de fuego, munición y otros artefactos explosivos. El arsenal sugiere que los sospechosos planificaban otros ataques.

Los 264 heridos, tratados en 26 hospitales

Por otro lado, la Comisión de Salud Pública de Boston ha informado este martes de que las 264 personas que resultaron heridas el pasado 15 de abril a causa del atentado en el Maratón de Boston han recibido tratamiento médico en 26 hospitales.

Las autoridades han revisado en varias ocasiones el número de heridos y las cifras han ido aumentando ya que algunas personas que no recibieron ayuda médica tras las explosiones tuvieron que ingresar en centros médicos de la zona, ha declarado el portavoz de la Comisión, Nick Martin.

“Hay personas que, creo, sentían que tenían heridas menores y posteriormente se percataron de que sus síntomas no desaparecían” y por tanto fueron al médico, ha subrayado Martin. Al menos 48 personas permanecen hospitalizadas desde el lunes de la semana pasada, según la información proporcionada por fuentes médicas. El atentado produjo la muerte a tres personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here