El adolescente británico se paró de su pupitre y guiñó un ojo a un amigo mientras caminó “como si nada” hacia el escritorio de Maguire.

Se paró junto a la profesora, sacó un cuchillo y ante la mirada aterrada de sus compañeros la apuñaló siete veces en la espalda y en el cuello.

Ocurrió el 28 de abril pasado.

Este lunes Cornick, ahora con 16 años, fue condenado a cadena perpetua por tiempo indefinido y deberá cumplir un mínimo de 20 años de cárcel.

Al dictar sentencia, el juez dijo que el adolescente había mostrado “una escalofriante ausencia de remordimientos” y cabe la posibilidad de que nunca abandone la cárcel.

La imagen de Cornick estampa la portada de innumerables diarios británicos.

La ley protege la identidad de criminales menores de edad, pero en este caso el juez permitió divulgar todos los datos del caso, por razones de “interés público”.

La brutalidad del crimen y la edad de su autor siguen conmocionando a muchos en Reino Unido, donde las preguntas no cesan.

¿Cómo fue posible que un alumno “ejemplar” se transformara en un brutal asesino? ¿Qué debe hacer la sociedad con adolescentes psicópatas de extrema gravedad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here