Ejecutados siete jóvenes de 20 años en Arabia Saudí por robar una joyeríaArabia Saudí hace oídos sordos a las organizaciones de derechos humanos. El país ha ejecutado a los siete jóvenes condenados a muerte por robar en una joyería, pese a que cuando cometieron el delito, algunos de ellos eran menores.

Una condena que resultaría insólita en cualquier democracia occidental, donde no existe la pena de muerte para los adultos, y es impensable en la justicia de menores.

Los siete han sido ejecutados en la plaza pública de Abha. Fueron condenados a muerte por robar a mano armada en una joyería el año 2005. Amnistía Internacional asegura, citando a los afectados, que los jóvenes admitieron los delitos tras haber sido torturados.

Afirman que fueron golpeados, privados de comida y agua, obligados a permanecer sin dormir o de pie durante 24 horas y luego forzados a firmar sus confesiones», según indicó en un comunicado la organización pro derechos humanos con base en Londres.

El Gobierno de Riad ha rechazado insistentemente que las autoridades lleven a cabo torturas. Los allegados y amigos familiares de los siete jóvenes afirman además que los condenados, menores en el momento del atraco, fueron obligados a confesar la autoría de otros crímenes no resueltos con los que no tenían nada que ver. «La investigación estuvo llena de abusos que afectaron al juicio», explicó por teléfono a Reuters Mohammad al-Rabhan, un amigo familiar de uno de los sentenciados.

Sin embargo, la organización internacional solo consiguió retrasar una condena que la Sharia ha hecho inevitable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here