El gobierno de Estados Unidos lanzó a principios de este verano en Siria una operación para liberar a rehenes estadounidenses en manos del grupo yihadista Estado Islámico (ISIL, por sus siglas en inglés), pero la misión no tuvo éxito porque no se acertó su localización, informó el Departamento de Defensa.

El anuncio tuvo lugar luego de que la Casa Blanca confirmara la veracidad de un video en el que ese grupo yihadista muestra la decapitación del periodista James Foley, al que mantenía secuestrado desde 2012.

“A principios del verano, el presidente (Barack Obama) autorizó una operación para intentar rescatar a los ciudadanos estadounidenses que fueron secuestrados y retenidos por el Estado Islámico”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Estados Unidos, en el intento de liberación, un Equipo de Operaciones Especiales intercambió disparos con milicianos, y uno de los estadounidenses resultó herido, cuando una aeronave de la fuerza de rescate fue atacada.

El mensaje agregó que Obama autorizó la misión, por el peligro que enfrentaban los rehenes todos los días bajo custodia del grupo, declarado terrorista por Estados Unidos.

“El gobierno de Estados Unidos tuvo lo que creemos fue información de inteligencia suficiente, y cuando se presentó la oportunidad, el presidente autorizó al Departamento de Defensa moverse agresivamente para recuperar a nuestros ciudadanos”, remarcó el gobierno estadounidense.

Apuntó que la misión no tuvo éxito, porque Foley y los otros estadounidenses no se encontraban en el lugar donde la operación fue realizada.

“Se trató de una operación por tierra y aire y estuvo enfocada en una red concreta del EI. Desafortunadamente, la misión no tuvo éxito porque los rehenes no estaban en ese lugar, en el que la Inteligencia estadounidense pensaba que se encontraban”, explicó en un comunicado el portavoz del Pentágono, el contralmirante John Kirby.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here