Detienen a judíos sospechosos de quemar vivo a bebé palestino

0
1

Jerusalén. Israel ha intensificado hoy su lucha contra el extremismo judío con la detención de dos radicales, que permanecerán retenidos seis meses sin juicio, y el arresto de cerca de siete personas en redadas llevadas a cabo en enclaves judíos de Cisjordania.

Estas nuevas medidas se producen en medio de las investigaciones por el incendio premeditado atribuido a radicales judíos contra dos viviendas de la aldea palestina de Duma, que acabó con la vida de un bebé palestino de 18 meses y de su progenitor, fallecido el sábado, y dejó a la madre y a otro niño de la familia gravemente heridos con quemaduras que superan el 60 por ciento de la superficie corporal.

Tras ese ataque, el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu prometió tener “tolerancia cero” con ese tipo de actuaciones, que calificó de “terrorismo judío”, y el gabinete de seguridad israelí aprobó el pasado martes medidas excepcionales como la detención administrativa para los sospechosos de estos actos.

Esta polémica modalidad de detención, que se aplica sin cortapisas con los sospechosos palestinos, permite la prisión sin celebración de juicio por períodos de seis meses renovables, y es una medida preventiva que tiene por objetivo permitir a las autoridades la búsqueda de pruebas para poder llevar al detenido ante la justicia.

La medida, no obstante, ha sido condenada por organizaciones defensoras de los derechos civiles en Israel, que aducen tanto en los casos de palestinos como de judíos, que es contraria al estado de derecho puesto que contraviene la presunción de inocencia.

El ministro de Defensa israelí, Moshé Yaalón, firmó hoy la orden para someter a detención administrativa durante seis meses a los dos israelíes arrestados por su supuesta integración en organizaciones extremistas judías, identificados como Meir Etinguer y Eviatar Slonim.

El lunes pasado la Policía israelí y el Shin Bet arrestaron a Etinguer, considerado el sospechoso número uno del terrorismo nacionalista judío, acusado de varios ataques contra iglesias y blancos civiles palestinos y sospechoso de integrar una célula clandestina judía con su base de operaciones en Cisjordania.

Nieto del rabino radical Meir Kahana, asesinado en 1990 por un palestino al concluir una conferencia en Nueva York, el detenido figuraba en las listas de sospechosos de los servicios de inteligencia desde el 2010, cuando inició su andadura con los llamados “Jóvenes de las colinas”, grupo que ha cometido incontables ataques contra palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes.

Slonim, también en la veintena, es sospechoso de pertenecer a un grupo radical judío y había sido arrestado bajo sospechas de haber incendiado una vivienda palestina en el sur de Hebrón, en noviembre del 2014.

Otro radical judío, Mordejai Mayer, de 18 años, fue puesto bajo detención administrativa el miércoles por su supuesta implicación en el ataque e incendio de la Iglesia de la Multiplicación, en Galilea (norte de Israel) en julio pasado, lugar en el que la tradición cristiana sitúa el milagro de Jesús al multiplicar cinco panes y dos peces para la multitud que le seguía.

En paralelo, las fuerzas de seguridad israelíes llevaron a cabo de madrugada redadas en al menos dos enclaves judíos de Cisjordania, colonias rudimentarias consideradas ilegales por Israel, que suelen ser hogar del núcleo duro de los jóvenes colonos radicales.

Toda construcción civil israelí en el territorio ocupado en 1967 es ilegal según la legislación internacional.

La portavoz de la Policía israelí Luba Samri no precisó los nombres de los asentamientos en los que se practicaron los arrestos ni tampoco el número de detenidos, que de acuerdo a medios locales oscila entre siete y nueve.

Posteriormente las autoridades han decretado el secreto de sumario, aunque medios locales indican que las redadas se llevaron a cabo en el enclave de Adei Ad, cercano a Duma -donde fue incendiada la vivienda del bebé palestino quemado vivo-, y el de Baladim, en el norte de Cisjordania.

Estas operaciones se enmarcan en los esfuerzos de las fuerzas de seguridad israelíes para combatir el fenómeno del radicalismo judío a raíz del trágico suceso en Duma y las duras críticas a Israel por la impunidad rampante contra los autores de estos ataques.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) cifra en 11.000 los ataques contra palestinos, sus propiedades y santuarios por parte de extremistas y colonos israelíes, y ha pedido a los países árabes y a la comunidad internacional que tomen medidas para responsabilizar a Israel por estos crímenes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here