La policía japonesa confirmó el hallazgo en la ciudad de Kobe del cadáver brutalmente descuartizado y decapitado de una niña de seis años que llevaba desaparecida de su domicilio desde el pasado 11 de septiembre.

Los restos de la pequeña, Mirei Ikuta, estaban metidos en varias bolsas de plástico y escondidos entre unos arbustos del vecindario donde vivía, apenas a unos 100 metros de su domicilio en el distrito de Nagata, de acuerdo con Excélsior.

Los exámenes de ADN confirmaron que se trata de Ikuta, cuya desaparición había denunciado su madre el pasado 11 de septiembre.

Según ha explicado la policía local a medios japoneses, el día 11 la niña salió del colegio donde estudiaba y aparentemente se dirigió a casa de su abuela, donde dejó su mochila.
Iba sola

Unos alumnos de su colegio fueron los que la vieron por última vez con vida unas horas después, caminaba sola junto a un parque que se encuentra a unos 600 metros de su domicilio.

Después de que su madre denunciara esa misma noche su desaparición, unos 2 mil 500 agentes de la policía local fueron movilizados para peinar el vecindario donde vivía la niña.

El lugar donde se han encontrado los restos está muy cerca de donde fue vista por última vez, aunque residentes del barrio entrevistados por la agencia de noticias Kyodo han explicado que se trata de un área algo apartada por la que no pasa mucha gente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here