El régimen comunista de Corea del Norte respondió hoy al estreno de la controvertida película satírica “The Interview” con amenazas e insultos verbales racistas contra el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La Comisión Nacional de Defensa, el principal órgano decisorio de Corea del Norte, acusó a Obama de haber impuesto su decisión de permitir el estreno de la película producida por Sony Pictures, que incluye una trama ficticia para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong-un.

Obama siempre se comporta “con sus palabras y acciones de manera temeraria, como un mono en una selva tropical”, afirmó un portavoz de la Comisión citado por la agencia estatal de noticias KCNA.

La Comisión rechazó nuevamente las acusaciones estadounidenses que aseguran que Corea del Norte es responsable de un reciente ciberataque contra Sony Pictures.

Además, Pyongyang responsabilizó a Estados Unidos por las interrupciones de sus comunicaciones en Internet en los últimos días. En medio de la disputa con Estados Unidos, Internet se cayó temporalmente en Corea del norte, en una ocasión incluso durante varias horas.

La Comisión Nacional de Defensa amenazó a Estados Unidos con “responder a su política fracasada con golpes mortales ineludibles” en caso de que ese país, pese a las advertencias, “persista en sus prácticas arrogantes y criminalmente arbitrarias”.

“The Interview” se estrenó el jueves en Estados Unidos a pesar de las amenazas norcoreanas. Según medios norteamericanos, la cinta recaudó el primer día casi un millón de dólares (821.000 euros), una cantidad considerable ya que en todo Estados Unidos el film fue proyectado en solo unos 300 cines independientes. Al principio, Sony había cancelado el estreno a raíz de las amenazas de Corea del Norte.