Más de tres millones y medio de trabajadores cubanos discutirán desde esta semana y hasta octubre el Anteproyecto del Código del Trabajo.

Con la consulta popular, aprobada en la Asamblea Nacional del Poder Popular en diciembre del pasado año, se pretende tener en cuenta los criterios de la población para la conformación final de esa norma, explicó Ulises Guilarte, presidente de la comisión organizadora del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba.

En caso de ser aprobada, esta nueva propuesta de Código del Trabajo sustituirá a la actual, que data de 1985 y que en las últimas dos décadas ha sufrido modificaciones en más de la mitad de sus capítulos.

Según la prensa nacional, el Anteproyecto respeta los principios fundamentales del derecho al trabajo, contenidos en la Constitución de la República, los convenios de la Organización Internacional del Trabajo y el estudio comparativo con legislaciones similares de 16 países.

Las novedades esenciales, de manera general, están en la propuesta de flexibilización de la jornada semanal de trabajo, de la eliminación de una serie de medidas disciplinarias y del otorgamiento de licencias no retribuidas a quienes tengan responsabilidades familiares.

Además, la norma establecería que en las relaciones entre trabajadores y personas naturales autorizadas a ser empleadores, las partes acuerden las condiciones en que se desarrolla la labor, aunque dispone requisitos mínimos.

Según el cronograma presentado, la consulta popular debe terminar el 15 de octubre y a finales de año el parlamento discutirá la aprobación del proyecto final del Código.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here