La fiscalía del estado de Chiapas dio un duro golpe al crimen organizado al desarticular a una banda de extorsionadores y secuestradores de inmigrantes indocumentados después de una denuncia de un hondureño que pudo escapar del grupo criminal que operaba en la zona Costa del estado.

De acuerdo a informes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas, un grupo interinstitucional encabezados desarticuló a una banda dedicada al tráfico, extorsión y privación ilegal de la libertad de migrantes.

La Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos en Contra de Inmigrantes dio a conocer que las investigaciones, realizadas en el marco del Operativo Frontera Sur, derivaron de la denuncia hecha por un migrante hondureño, quien reveló haber sido privado de la libertad en días pasados.Citado por un comunicado de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), el hombre de 29 años señaló que en la frontera de México con Guatemala conoció a Eredi Galindo López, quien le ofreció llevarlo a Estados Unidos por $6,000.

Al rendir su declaración ministerial reveló que tras aceptar la oferta, el delincuente lo amagó, obligándolo a trabajar al interior de su banda delictiva en el tráfico de personas y drogas.

Ante la amenaza de tener ubicada a su familia, la cual sufriría daños en caso de no aceptar, el denunciante decidió participar con ellos.

Agregó que fue privado de su libertad por varios días, tiempo en el que sufrió maltrato físico y psicológico, hasta que logró escapar y pedir auxilio a las autoridades en el municipio de Pijijiapan.

Ante estos hechos, la Fiscalía Especializada dio inicio a la averiguación previa y en coordinación con instancias de los tres órdenes de gobierno puso en marcha un operativo para lograr la ubicación de los delincuentes.

De esta forma, en las últimas horas fueron capturados el líder de la banda, Eredi Galindo López, y sus cómplices Antonio Díaz Meléndez, Juan Carlos Solís Sánchez y Valentín Molina López.

De acuerdo con el comunicado, los imputados operaban una red delictiva a través de la cual enganchaban a migrantes con la promesa de trasladarlos a Estados Unidos, exigiéndoles de $2,000 a $3,000 a cada uno.

Para ello, ocupaban una casa de seguridad ubicada en el Ejido Hermenegildo Galeana del municipio de Pijijiapan, donde los mantenían privados de su libertad hasta conseguir que sus familiares pagasen el dinero por su rescate.

Entre sus víctimas se encuentran migrantes originarios de Centroamérica, Asia y África, quienes eran ingresados a territorio chiapaneco por medio de diversos puntos de internación ilegales.

En estas acciones participaron elementos de la PGJE, Instituto Nacional de Migración (INM), Policía Federal, Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) y Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here