Luego de que se confirmara la muerte del candidato presidencial Eduardo Campos en un accidente aéreo, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff decretó tres días de duelo nacional en memoria del político socialista.

Rousseff, quien busca la reelección, lamentó el deceso del Campos, quien se ubicaba en tercer sitio en intención de votos y que perdió la vida luego de que se desplomara el avión en el que viajaba.

“Brasil entero está de luto. Hoy perdemos a un gran brasileño, Eduardo Campos. Perdemos a un gran compañero”, expresó la mandataria.

La presidenta Rousseff se declaró “tristísima” por la muerte del candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB) y canceló su campaña política.

La presidenta, cuya formación política, el Partido de los Trabajadores (PT), fue durante años aliada del PSB en el gobierno, canceló este miércoles toda su agenda pública, en la que figuraban dos entrevistas en directo por televisión.

La inesperada muerte de Campos en un accidente aéreo en la ciudad de Santos, a 40 millas de Sao Paulo, al parecer por el mal tiempo en la zona cuando el avión se disponía a aterrizar, supone un vuelco en la vida política de Brasil y en la carrera por la presidencia en las elecciones del próximo 5 de octubre.

Exministro en el gobierno del predecesor y mentor de Rousseff, Luiz Inacio Lula da Silva, el fallecido Eduardo Campos se situaba en tercer lugar en las encuestas de intención de voto con 8.0%.

Su vicecandidata, la ecologista Marina Silva, podría asumir ahora la candidatura a la presidencia, ya que además de ministra ya fue candidata a presidencial en 2010, cuando quedó en tercer lugar con 19 millones de votos, pero con el Partido Verde (PV).

Según la ley electoral de Brasil, el partido político que pierde por fallecimiento a uno de sus candidatos tiene 10 naturales para elegir un sustituto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here