En medio de la iniciativa de la presidenta Dilma Rousseff para reformar la política y aliviar la furia de la gente por la corrupción y los abusos de los funcionarios, Brasil asiste a un nuevo escándalo sobre el uso de aviones oficiales para asuntos personales o ver partidos de fútbol protagonizado por los jefes del Poder Legislativo, el titular de la Corte Suprema, Joaquim Barbosa, y un ministro del Ejecutivo.

El ministro de Previsión Social, Garibaldi Alves, del aliado Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), admitió en un comunicado haber usado un avión de la Fuerza Aérea para trasladarse desde Fortaleza a Río de Janeiro para ver el partido Brasil-España, por la Copa de las Confederaciones.

También llevó a un empresario socio de su hijo en el estado de Río Grande do Norte, cuya capital es Natal. El PMDB, partido del vicepresidente Michel Temer y principal contrapunto de la coalición de gobierno para un plebiscito este año sobre reforma política impulsada por el PT de Rousseff, está en el centro de la tormenta por el caso del uso de los aviones de la Fuerza Aérea para asuntos personales.

Además del ministro Alves, su primo el presidente de la Cámara Baja, Henrique Eduardo Alves, también del PMDB, se vistió de hincha y llevó a parientes desde su ciudad natal, Natal, en otro avión de la Fuerza Aérea para ver a Neymar y Fred batir a los españoles en el estadio Maracaná.

Luego de que fuentes militares revelaran el uso del avión por parte de Alves, el jefe de los diputados anunció que devolverá el dinero usado. También del PMDB del ex presidente José Sarney es Renán Calheiros, presidente del Senado y uno de los personajes más repudiados durante las recientes manifestaciones. Calheiros dijo que devolverá unos US$ 12 mil por el uso del avión que la Fuerza Aérea le pone a disposición por ser el jefe de uno de los poderes del Estado.

Calheiros lo usó para trasladarse de Maceió a Porto Seguro para participar del casamiento de una hija del senador Eduardo Braga, de Amazonas. “El Senado se sensibiliza ante la nueva agenda y a los nuevos tiempos y por eso implemento recorte de gastos ampliando la transparencia y el control social”, dice Calheiros en un comunicado en el cual anuncia la devolución del dinero.

Apenas el ministro Alves y los jefes de las cámaras legislativas fueron “descubiertos” por la prensa, el diario O Estado de São Paulo publicó que el jefe del Supremo Tribunal Federal, Joaquim Barbosa, usó dinero público de ese fuero para viajar a Rio de Janeiro el 2 de junio desde Brasilia para ver el partido amistoso Brasil–Inglaterra en el estadio Maracaná. El dinero, cita agencia Estado al STF, forma parte del presupuesto para gastos que le asigna el estado.

Según la información que no fue desmentida, Barbosa fue invitado al palco VIP por Luciano Huck, el principal conductor de entretenimientos de la emisora TV Globo.

De acuerdo con Folha de Sao Paulo, el hijo de Barbosa trabajará en el programa de Huck. Barbosa es el primer negro en acceder a la conducción de la máxima corte, donde el año pasado ganó popularidad por ser el instructor del caso que condenó a políticos del PT, entre ellos el ex jefe de ministros José Dirceu, por corrupción, en el caso conocido como mensalao.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here