Margaret Awino jamás esperó ser víctima de burlas, o de supuesta brujería, al recibir a su hijo el 27 de mayo del 2014.

Tras dar a luz a su quinto hijo en la aldea de Nabigingo de Uganda, la madre de 28 años quedó atónita al observar que su hijo había nacido con cuatro piernas y cuatro brazos.

Se trataba de un “gemelo parasitario”, lo cual ocurre cuando un gemelo de una pareja de siameses no se desarrolla por completo, según doctores del Hospital Mulago de Kampala.

El bebé, Paúl Mukisa, compartía el hueso pélvico con el que sería su gemelo, por lo que otro par de brazos y piernas se incorporaron a su cuerpo. Asimismo, Paúl nació con el corazón del lado derecho y su higado se encontraba en el lado izquierdo.

Después de un poco menos de tres meses, el pequeño fue anestesiado para poder eliminar las extremidades de sobra que sostenía.

El 18 de agosto, un grupo de cirujanos, anestesistas y enfermeras operaron por más de tres horas en separar las partes del gemelo del cuerpo de Paúl. Debido a que este tipo de caso es extremadamento inusual, para los cirujanos del Hospital Mulago sería la primera vez que realizaran ese tipo de operación.

Uno de los cirujanos, el doctor Nasser Kakembo, aseguró que el pequeño se encontraba en recuperación. Al igual, prevé que Paúl será un bebé sano, pero que quizá tenga problemas al caminar más adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here