El gobernador de Puerto Rico dijo que el número oficial de muertos por el huracán María se ha incrementado a 34 de 16.

El gobernador Ricardo Rosselló también cree que el huracán causó daños por $90,000 millones en toda la isla.

El gobernador hizo el anuncio en una conferencia de prensa tras la breve visita del presidente estadounidense, Donald Trump, al territorio de Estados Unidos para evaluar el impacto de la tormenta.

Durante su visita, Trump felicitó a los puertorriqueños por evitar el alto número de muertos de “una verdadera catástrofe como Katrina”. Al menos 1,800 personas murieron en 2005 cuando el huracán Katrina rompió los diques que protegían a Nueva Orleans.

Además, Rosselló indicó que le insistió al presidente Trump sobre la importancia que tiene para el proceso de recuperación de la isla el restablecimiento de la energía eléctrica.

De acuerdo a los últimos datos oficiales difundidos por la administración de Rosselló, alrededor de un 6 por ciento de los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), tiene electricidad.

A preguntas de los periodistas sobre las declaraciones del presidente Trump y algunos de sus gestos como el realizado en un acto celebrado en una iglesia evangélica en Guaynabo, cerca de San Juan, donde se le pudo ver lanzando rollos de papel de cocina, Rosselló dijo: “no voy a comentar sobre las ópticas” del viaje.

La Junta de Supervisión Fiscal para Puerto Rico, aprobada por Estados Unidos, dijo el martes que atender la crisis humanitaria “de manera inmediata y proveer los fondos necesarios para reconstruir la infraestructura crítica son un primer paso esencial para poner a la isla de pie nuevamente”.

En reuniones con oficiales de la administración y miembros destacados del Congreso federal, la Junta se ha unido al gobernador en solicitar exenciones en los pagos de gastos compartidos, eliminar límites de fondos, aumentar la asistencia financiera, y más importante aún, ofrecer respuestas rápidas a las solicitudes de Rosselló, reveló en un comunicado el presidente de la Junta, José Carrión.

“Puerto Rico necesita urgentemente recursos de manera inmediata para esfuerzos de emergencia y servicios esenciales y fondos a más largo plazo para reconstruir la infraestructura. Estos son dos componentes críticos para la recuperación tras el huracán, especialmente considerando la situación fiscal precaria de la isla”, concluyó Carrión.

Trump no pudo dejar atrás la polémica en su viaje a Puerto Rico, donde fue testigo de la devastación causada el pasado septiembre por el huracán María, al que el mandatario restó importancia por el bajo número de víctimas y por no tratarse de “una catástrofe real”.

“Si miras una catástrofe real como el Katrina (…), cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y miras lo que ha pasado aquí, con una tormenta que realmente fue abrumadora”, declaró Trump a su llegada a la base aérea Luis Muñiz de San Juan en referencia al ciclón que azotó Nueva Orleans en 2005 y que dejó más de 1,800 muertos.

El viaje del presidente de Estados Unidos se ha visto envuelto en la polémica desde antes incluso de ser concebido puesto que, a diferencia de lo sucedido en Houston, ciudad a la que se acercó apenas un par de días después del paso del huracán Harvey, Trump ha tardado casi tres semanas en venir a Puerto Rico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here