Una nueva ola de atentados con explosivos estremeció el miércoles la capital de Irak con un balance de por lo menos 44 muertos y decenas de heridos.

El atentado ocurre cuando el país sigue atenazado por la violencia después que extremistas vinculados con Al Qaeda se apoderaron de dos ciudades en la occidental provincia de Anbar.

Nadie se atribuyó los atentados. Grupos rebeldes, fundamentalmente la rama local de Al Qaeda y otros extremistas sunitas atacan con frecuencia a civiles en cafés y zonas públicas, así como a chiítas y miembros de las fuerzas de seguridad para socavar la confianza en el Gobierno liderado por chiítas y fomentas las tensiones sectarias.

El peor de los atentados ocurrió durante un funeral en la aldea de of Buhriz, a unos 60 kilómetros (35 millas) al norte de Bagdad, que mató a 16 personas e hirió a 26 en una carpa del duelo, dijo un policía. En Bagdad, varios atentados mataron por lo menos a 28 personas.

En el vecindario norteño de Shula un carro lleno de explosivos fue detonado en un mercado al aire libre de Bagdad, con un balance de cinco clientes muertos y 12 heridos, dijo un funcionario policial. En otro mercado cercano, una bomba mató a tres civiles e hirió a 10, dijeron las autoridades.

Otro carro bomba explotó en una zona comercial del área central de Karrada, con cuatro civiles muertos y 14 heridos, informó la policía. Y un carro bomba fue detonado en otra zona de Karrada, con civiles muertos y 10 heridos, dijeron las autoridades.

En el suburbio capitalino de Hussainya un coche bomba mató a cuatro civiles y dejó 11 heridos en un mercado, dijeron los funcionarios. En el oriente de Bagdad, un carro bomba mató a tres civiles e hirió a 10, según las autoridades.

Funcionarios médicos confirmaron la cifra de víctimas, y hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados dialogar con la prensa.

El primer ministro iraquí Nouri al-Maliki pidió el miércoles en un discurso a sus aliados tribales en Anbar que sigan combatiendo a Al Qaeda.

“Los tribales deberían adoptar una posición firme a fin de expulsar a los terroristas de sus áreas para que pueda reinar en ellas la paz”, dijo al-Maliki en un discurso semanal televisado.

Igualmente el miércoles, la Organización Mundial de la Salud dijo que las ciudades de Ramadi y Faluya tienen necesidades agudas médicas debido al conflicto. La organización dijo que envió dos toneladas de medicamentos.

“Hay un número creciente de pacientes que sufren heridas y que, de no ser tratados, causarán daños irreversibles”, dijo el representante en Irak de la OMS, el doctor Syed Jaffar Hussain en una declaración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here