La policía ha abierto fuego en torno a las dos de la mañana contra el Lindt Café de Sidney, poniendo fin al secuestro de más de 16 horas. En total, tal y como ha confirmado la policía de Sidney hay tres muertos, incluido el secuestrador y dos rehenes, y cuatro heridos, entre los que se encuentra un oficial de policía.

Desde hacía más de 16 horas Seik Man Haron Monis ha mantenido retenidos a los clientes de la cafetería australiana. Al parecer las autoridades habrían abatido al secuestrador, el citado clérigo iraní, que ha muerto según los medios australianos, abatido por los disparos de la policía. La agencia Fairfax ha confirmado que hay tres muertes en total, el secuestrador y dos personas más que podrían ser rehenes.

radical-yihadista-abatido-rehenes-muertos_TINIMA20141215_0956_19

La Policía de Australia ha entrado en el café de Sídney donde un hombre armado retenía a personal y clientes del establecimiento, mientras agentes de las fuerzas del orden y expertos rodean el local.

Los testigos citados por el Sidney Mornig Herald aseguran que se han escuchado docenas de disparos en el interior de la cafetería.

Varios rehenes han conseguido escapar momentos antes de que se escuchasen estos diparos, los medios australianos se han referido a que podrían ser cinco personas.

radical-yihadista-abatido-rehenes-muertos_TINIMA20141215_0954_19

Agentes policiales trasladaban a una mujer, uno de los rehenes, herida por el tiroteo que se ha producido en el interior del local, el Lindt Chocolate Cafe, situado en la zona financiera Martin Place de Sídney, agregó la fuente.

Ambulancia y coches de bomberos se encuentran en el lugar de los hechos.

Seik Man Haron Monis ha sido acusado de agresiones sexual en este año y de haber sido cómplice del asesinato de su exmujer.

CNN informaba de que al menos había nueve personas cuando la policía entró en el lugar del secuestro, en torno a las dos de la mañana de Sidney. Durante las horas de agonía se han difundido una serie de vídeos en los que se veía a los rehenes pidiendo lo que el secuestrador les indicaba: quería reunirse con el primer ministro australiano Tony Abott y exigía una bandera del Estado Islámico.

Desde el exterior, se vio gran actividad de agentes y se oyeron después varias ráfagas de disparos que iluminaron el interior del café, y alguna explosión.

Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas.

radical-yihadista-abatido-rehenes-muertos_TINIMA20141215_0965_19

radical-yihadista-abatido-rehenes-muertos_TINIMA20141215_0957_19