El pasado 9 y 10 de septiembre, mientras el huracán Irma arrasaba con el Caribe y Florida, en Argentina 10 provincias se veían fuertemente afectadas por un temporal. Las inundaciones alcanzaron campos y ciudades. Sin embargo este hecho hizo emerger un problema del pasado: hace meses que enormes extensiones se encuentran bajo el agua.

Según un primer informe de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) publicado en el portal Mundo Empresarial, un total de 8 millones de hectáreas eran las afectadas. “Prácticamente toda la cuenca del río Salado, desde la desembocadura en la bahía Samborombón extendiéndose hasta zonas de La Pampa y sur de Córdoba, pasando por todo el oeste de Buenos Aires”, indicó el estudio de la entidad.

No obstante, datos más recientes publicados por el diario ‘Ámbito Financiero‘ apuntan que la superficie bajo el agua alcanza los 10 millones de hectáreas. El equivalente al territorio de Corea del Sur y apenas un poco menos que el de Cuba.

En un país como Argentina, dedicado en gran parte a la producción agropecuaria, esto supone un problema no solo social, sino también económico. Según Carbap en toda la región de la llamada pampa húmeda (que incluye regiones de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y Santa Fe) se ha visto condicionada casi un tercio de la producción agropecuaria: 25% de la agricultura y 34% del rodeo vacuno de todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here