Al menos dos explosiones se han registrado este lunes a primeras horas de la tarde cerca de la línea de meta del maratón de Boston, según informó WCVB, la filial de la cadena de televisión estadounidense CNN, que aseguró que varias personas perdieron las piernas al ser alcanzadas por las deflagraciones. Según la cadena Fox News, las explosiones habrían matado a dos personas.

Las explosiones se produjeron cuando miles de participantes en la carrera terminaban la 117 edición del maratón de Boston, ante una multitud de personas en el público que observaba y animaba a los corredores. Según la policía de Boston el número de heridos es de 23.

La cadena WCVB mostró imágenes impactantes, tomadas desde el lugar de la meta, en el momento en que se producían las explosiones. Tras la humareda se produjo el pánico entre la multitud, mientras comenzaba a escucharse el ulular de las sirenas de las ambulancias y de los coches de la Policía.

Un portavoz de la organización del maratón dijo a la Prensa que se prohibió de inmediato a la gente entrar o salir del hotel que servía de sede a la organización del evento deportivo. La línea de metro entre Kenmore y Park Station fue igualmente suspendida.

De acuerdo con la cadena CNN, la posibilidad de que se tratase de un ataque terrorista, con otros posibles objetivos escalonados en el tiempo, llevío a las autoridades locales y federales a disparar un dispositivo más amplieo de seguridad. En ese sentido, la televisión anunció que se había decidido «aumentar a un nivel superior» las medidas de seguridad antiterrorista en Nueva York.

Según la CNN, el hotel Mandarin de Boston fue acordonado por la Policía después de que se denunciase el descubrimiento de un «objeto sospechoso». El hotel Mandarin Oriental de Boston es un lujoso hotel situado en la calle Boylston, en el histórico barrio de Back Bay, cerca de Copley Square. Asimismo, se anunció el cierre de todos los puentes de la ciudad sobre el río Charles.

El presidente Barack Obama dio instrucciones a su gobierno para que ayudase a las autoridades de Boston a investigar las causas del incidente. Un portavoz de la Casa Blanca afirmó que el presidente estaba «en contacto directo y permanente» con las autoridades de Boston para suministrarles «toda la ayuda necesaria». Por su parte, el vicepresidente Biden, que dirige los esfuerzos para la reducción de la venta libre de armas en EE.UU., dijo que «rezaba por las víctimas». Por otra parte, el servicio secreto ha creado un perímetro de seguridad alrededor de la Casa Blanca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here