Las autoridades afganas ahorcaron hoy a un mafioso y cinco violadores, a pesar de las peticiones internacionales en contra de la ejecución de los agresores sexuales por irregularidades en el juicio, informó a Efe una fuente oficial.

Las ejecuciones se llevaron a cabo a primera hora de la tarde en la cárcel Pul e Charkhi de Kabul, dijo un miembro de la Oficina del Fiscal General.

Los cinco violadores fueron condenados a muerte a principios de septiembre por violar a cuatro mujeres a finales de agosto, en un juicio criticado por defensores de derechos humanos.

El suceso ocurrió cuando los asaltantes vestidos de policías pararon a las afueras de Kabul a cuatro vehículos que regresaban de una boda, robaron a los pasajeros, se llevaron a las cuatro mujeres a un lugar apartado y las violaron.

Una de las víctimas falleció posteriormente en el hospital y el caso suscitó una ola de reacciones en las redes sociales en Afganistán, algo inusual en un país muy tradicional y machista.

El proceso judicial contra los violadores fue muy irregular “desde el inicio, empezando por las declaraciones públicas del anterior presidente, Hamid Karzai, pidiendo antes de que comenzase el juicio una rápida sentencia a muerte” hasta alegaciones de confesiones bajo coacción, denunció la Human Rights Watch (HRW).

La ONU, además HRW y Amnistía Internacional, pidió al nuevo presidente afgano, Ashraf Gani, que se cancelase la ejecución.

También fue ahorcado hoy un conocido mafioso local, Habib Istalif, que fue condenado por asesinato, robo armado, secuestro y el robo de tres millones de dólares del Banco Mundial, según el diario afgano Khaama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here