Al menos 23 personas han resultado muertas y más de un millón han sido evacuadas por la presencia del tifón Hagupit en Filipinas con vientos sostenidos de 140 kilómetros por hora y ráfagas de 170, que ha causado también extensas inundaciones, así como cuantiosos daños en las infraestructuras.

Muchos de los fallecidos murieron ahogados por la crecida de las aguas en Borongan, la principal localidad de Sámar Oriental, donde el tifón ‘Hagupit’ tocó tierra por primera vez, según el último balance ofrecido este lunes por la Cruz Roja Nacional Filipina.

“Tenemos información confirmada de que 21 personas han muerto en Sámar Oriental, 16 de ellas en Borongan”, ha informado la secretaria general de la Cruz Roja Nacional Filipina, Gwendolyn Pang.

El Consejo Nacional para la Reducción y Gestión de Desastres (NDRRMC), en Manila, solo ha confirmado hasta el momento dos muertos y tres heridos.

Otras dos personas habrían muerto fuera de Sámar, la tercera mayor isla del archipiélago, desde que ‘Hagupit’ tocó tierra el sábado por la noche. Dos de las víctimas, una niña de un año y un hombre de 65 años, fallecieron a causa de una hipotermia, mientras que una mujer de 35 años en estado de gestación murió por complicaciones en el embarazo.