Últimamente todo mundo está hablando de Corea del Norte debido al enorme ciberataque a Sony Pictures. Lo que causa demasiada curiosidad es cómo —si efectivamente el país asiático fuese el responsable— Norcorea fue capaz de poner de rodillas a una enorme corporación dado que la nación cuenta con un reconocido retraso tecnológico, y muy poca gente con acceso a Internet y a información del mundo exterior no censurada por las autoridades.

Pese a esto, Corea del Norte tiene su propio sistema operativo, el único que está permitido por el régimen de Pionyang, y que consiste en un sistema operativo basado en Linux que desde su versión 2.0 en 2010 solía tener una estética que evocaba a Windows XP o Windows 7, como se puede ver en la imagen inferior de una captura de pantalla que logró difundirse sólo gracias a un estudiante ruso de Ciencias de la Computación que estudió en la Universidad de Kim Il-Sung:

Sin embargo, y quizá como un reflejo de las tendencias del mundo de la tecnología, ahora el sistema operativo está buscando parecerse cada vez más a OS X. Gracias a un estadounidense llamado Will Scott que efectuó una charla en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pionyang en 2013, ahora hemos visto la versión 3.0 del sistema operativo oficial de Corea del Norte:

Ahora Red Star Linux sin duda que parece un clon de OS X de Apple, y lo que más llama la atención es que no se intentó emular la estética de Windows 8. ¿Por qué será? (pregunta retórica)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here