Software no deseado, robo de información, malware en publicidad y ataques dirigidos en redes sociales son algunas de las principales amenazas en seguridad latentes para 2015, revela la compañía Blue Coat.

De acuerdo con la empresa de seguridad informática, los códigos maliciosos se ocultarán detrás de la encriptación para evadir la detección por parte de las empresas, que están luchando por encontrar el equilibrio entre la privacidad de los empleados y los ataques.

En un comunicado, también señala que a medida que aumente el malversting (malware a través de publicidad), los propietarios de grandes medios de comunicación comenzarán a ejercer presión sobre sus socios publicitarios para tratar de erradicar dicha estrategia. A su vez, los secuestradores de información elevarán sus objetivos y su costo será mayor para las víctimas, entre las que se encontrarán pequeñas empresas y organizaciones gubernamentales, las cuales poseen en conjunto cientos de miles de dólares en sus cuentas.

Además, 2015 será el año del software potencialmente no deseado (PUS, por sus siglas en inglés), el cual está oculto en aplicaciones gratuitas y que recopila información sobre la navegación web del usuario, proporcionando publicidad afín.

En cuanto a redes sociales, los hackers recopilarán cada vez más información de las víctimas para personalizar sus ataques, aumentantdo su conocimiento sobre sus objetivos y así obtener acceso a datos y sistemas críticos.

Blue Coat también prevé un mayor costo de desarrollo y tecnología por parte de los desarrolladores de software, quienes dejarán de usar recursos abiertos y optarán por alternativas comerciales donde la responsabilidad pueda recaer en un tercero.

Asimismo, habrá una disminución en el ritmo de la innovación en general, debido a que los proveedores se verán forzados a destinar más recursos a soluciones de mantenimiento de emergencia que permitan prevenir y anticipar ataques cibernéticos.