Jóvenes emprendedores de Guatemala y México presentaron una empresa tecnológica que prevé la comercialización de más de 20 millones de teléfonos móviles en América Latina a un precio promedio de 240 dólares por unidad.

La empresa Lucas, fundada por los guatemaltecos Jorge Arenas, Adolph Schutt y Enrique Mata, y el mexicano Álvaro Méndez, expertos en productos electrónicos de consumo masivo, “competirá” con las transnacionales de la telefonía móvil, dijeron en una rueda de prensa.

Detallaron las características y ventajas del teléfono inteligente Lucas, en una “edición especial” para el mercado latinoamericano.

“Para hacer viable el sueño de montar un ecosistema de tecnología de punta accesible para todos los latinoamericanos, estamos trabajando de la mano con el mayor productor global de celulares de gama alta”, dijo Arenas.

Destacó que hicieron una alianza con FIH México, “una de las plantas más grande de servicios post venta de smartphones en el mundo”.

Añadió que a través de FIH México se coordinará la distribución de los teléfonos, fabricados en Guatemala, a América Latina.

Según el ejecutivo, “la alianza nos permite brindar innovación y cambiar la forma en cómo los latinoamericanos tienen acceso a la tecnología” .