Alguien está contando tus pasos o tu rimo cardiaco, hasta las calorías de la chocolatina. Pero detrás de tan alta preocupación por la salud de la población crece una importante industria. En tres años habrá saltando por el mundo 170 millones de aparatitos midiendo la actividad deportiva de la humanidad, según contaron expertos en la cumbre del deporte digital, en la feria electrónica CES que se celebra en Las Vegas.

El cuerpo se convierte en una central de datos, siempre lo ha sido, pero ahora el controlador es el mismo dueño del cuerpo, no un médico o un entrenador. Las redes inalámbricas, las aplicaciones telefónicas están cambiando el mundo del deporte, especialmente del aficionado.

Rock Health, una fundación dedicada al estudio de la salud, el deporte y la tecnología, señala que sensores y aplicaciones están cambiando la forma de entrenar del atleta y también su rendimiento. El mercado de las aplicaciones deportivas se va a triplicar, de 120 millones de dólares en 2010 a 400 millones de dólares (308 millones de euros) en 2016. El 16% de las aplicaciones deportivo-sanitarias se refieren al cardio (medición de pulsaciones, carreras…), 14% son dietéticas, 11% sobre stress y relajación y un 7% de entrenamiento de élite.

Las aplicaciones deportivas han evolucionado del pago (el 70% en 2010) al tipo freemium (59%), primero te lo descargas gratuitamente y luego compras para ampliar prestaciones con la versión pro. Pese a que los precios han bajado a la mitad, sus ingresos se han multiplicado por diez en un año.

Parte del éxito de estas aplicaciones es que incluyen la gamificación, recompensas virtuales o no para romper con la rutina del ejerció o la mera pereza. Aplicaciones como Teemo y Bit Jim se han especializado en animar al deportista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here