En la guerra de patentes, todas las batallas cuentan, incluso cuando sus efectos en el mercado son limitados. Samsung acaba de anotarse una simbólica y rotunda victoria en este sentido frente a Apple, después de que la agencia que regula el comercio exterior en Estados Unidos considerara que algunos de los viejos modelos del iPhone y del iPad violan derechos de la surcoreana.

El fallo de la ITC, siglas en inglés de la Comisión de Comercio Internacional, se conoció anoche y afecta a patentes relacionadas con la tecnología inalámbrica. Los modelos cubiertos son el iPhone 4 y el 3GS y el iPad 2 y 3G. Además, la infracción afecta solo a los dispositivos fabricados para la red de telefonía celular de AT&T, que tuvo la exclusiva durante un tiempo.

Samsung y Apple se enfrentan desde hace años en los tribunales de todo el mundo en una costosa cruzada en la que se acusan mutuamente de copiarse y que les llevó a tomar distancia en sus relaciones comerciales. La firma surcoreana, principal aliada de Google, considera que la decisión confirma que el fabricante del iPhone se aprovechó de sus innovaciones tecnológicas.

En la práctica, esto significa que Apple no podrá vender ni distribuir en EE UU los modelos del teléfono y de la tableta citados en la orden. La compañía que dirige Tim Cook declaró su disconformidad con el fallo de la agencia, al considerar que anula una decisión previa sobre esas patentes. Sí dejó claro que la decisión no afectará a la disponibilidad de sus productos en EE UU.

En principio, la decisión de la ITC tendrá impacto en el negocio de Apple pasados 60 días. Es decir, a partir de agosto podría verse forzada a dejar de vender en EE UU los productos que violan las patentes inalámbricas de Samsung. Los expertos no ven un gran problema del lado de los ingresos para Cupertino, porque la prohibición se limita a AT&T y se refiere a modelos viejos.

El iPhone 4S y 5, que se presentó en septiembre pasado, y la cuarta generación del iPad no están afectados. Además, el fallo llega a una semana de que Apple marque el inicio del nuevo ciclo de productos, con la celebración en San Francisco de la conferencia para desarrolladores de aplicaciones para sus sistemas operativos iOS -para dispositivos móviles- y OSX -ordenadores-.

La decisión de la ITC puede ser objeto además del veto de la Casa Blanca durante ese plazo de 60 días, durante el que Apple puede apelar ante un tribunal federal, cosa que ya a dicho hará. La sociedad estadounidense también cuestiona la estrategia que sigue Samsung para intentar bloquear la venta de sus productos, “porque va contra el interés del consumidor”.

Apple también intentó que se prohibiera en EE UU la venta de dispositivos de Samsung. De hecho, fue la primera en iniciar el ataque. Pero las decisiones de los tribunales se amontonan en los dos sentidos, y en muchos casos se anulan. La batalla legal entre las dos tecnológicas es férrea y las dos acuden a la ITC como vía alternativa a los tribunales, porque es más diligente.

En cualquier caso, la verdadera guerra se libra en el mercado y en eso es lo que se fijan en Wall Street. Las últimas estadísticas de ventas muestran que el Galaxy S4 superó por primera vez en mayo al iPhone5. Por eso el momento del fallo de la ITC no se considera muy oportuno, si se observa que Apple arrastra una caída del 35% en su valor respecto al máximo de septiembre.

Apple, además, está siendo investigada por la Comisión Europea por sus prácticas comerciales con el iPhone y está siendo muy criticada por su estrategia fiscal, que le permite desviar los beneficios que genera fuera de EE UU hacia filiales sin patria fiscal, con lo que ahorra miles de millones en impuestos. Cook lleva semanas intentando defender la imagen de la empresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here